en Zahara

Comer con los ojos


Últimamente me he propuesto aprender a fotografías alimentos, incluso he hecho un curso en la escuela de Jackie Rueda.

Siempre siento que necesito más equipo, más accesorios y más gadgets, para conseguir las imágenes con las que babeo en línea. A falta de cabeza, me digo a menudo, tecnología punta.

Sin embargo estoy descubriendo que más que nada es cuestión de imaginación, buen gusto y mucha práctica. 

Lo primero buscar el lugar ideal, y crear nuestro propio estudio contando con que entre la luz natural, generalmente por un lateral.


Y a partir de entonces jugar con la configuración de la cámara, el encuadre y la composición. No me resulta nada fácil pero sí muy divertido y ahí ando poniendo y quitando detalles, fijándome en muchísimas fotos, no tengo ese don natural pero estoy dispuesta a poner empeño en conseguirlo.


Cuando ya me decido por una composición viene la manipulación de la luz , probablemente lo más importante o al menos lo que da personalidad a una foto. La manipulación de la luz: luz dura, luz suave, difusores, reflectores, luces, sombras, texturas.


 Estoy descubriendo que la luz es algo complicada, cuesta entenderla, se te cuela por aquí y por allá o va y viene a su antojo en décimas de segundo, a veces llego a controlarla un poco, disparo y consigo quedarme con dos o tres imágenes, y llega la etapa final la edición. 

Las fotos hechas con la cámara les edito en Lighroom y si las hago con el móvil en Snapseed. En ambos casos sigo el mismo orden. Empiezo por  retocar un poco el encuadre, procuro que sea lo mínimo. 


Paso el pincel corrector en algunas manchitas, si las tuviese y después estoy aprendiendo a trabajar con las curvas, de nuevo retoques de luz. Altas luces, claros y oscuros. Un poquito de intensidad y saturación, poquito, como dice Jackie tiene que ser todo muy sutil ese es el truco Lo doy por terminado siempre pensando en algo que puede mejorar en los siguientes intentos.

Pasó así muchos ratos tratando, intentando, corrigiendo. Todavía no he captado con exactitud cómo ajustar la iluminación teniendo en cuenta los brillos, las sombras, la intensidad y la dirección de la luz pero estoy en ello


 Lo que sí he aprendido es que no es tanto cuestión de mucho equipo sino más bien de buen gusto, fantasía y perseverancia.  Un poco de ingenio y un don para ver los detalles. 

Estoy colgando mis fotos de comida en Instagram en mi cuenta personal PilarGoyoaga o en la de la Venta A los Cuatro Vientos. Para dar una unidad a mis fotos de comida y poderlas ver juntas he creado un hashtag personal #foodpilargg


Ver muchas fotos, crear tableros en Pinterest donde guardo fotografías que me inspiran, y practicar y practicar es lo que más me ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s